lunes, 6 de agosto de 2012

Los libros


 
 
 
RICARDO COMBELLAS |  EL UNIVERSAL
domingo 5 de agosto de 2012  04:15 PM
 
Los libros son nuestro mejor compañero. Nos acompañan en la soledad y ante el ruido, tanto en la tranquilidad de la noche como  en las horas de insomnio  y en el barullo de los lugares públicos, sea la larga espera de una consulta médica, sea la plaza, el café, el tren, el aeropuerto o el avión en pleno vuelo. Electrónico o de papel el libro es un ser muy especial sin el cual no es fácil vivir, y en todo caso nos ayuda a sobrellevar mejor la vida. Que lo digan los seres humanos encarcelados, sobre todo los presos políticos, pues salen de la prisión no solo más curtidos, sino también más cultos y con mejor formación política.

Múltiples funciones cumple el libro: nos distrae, nos abre las ventanas del mundo, fortalece el conocimiento, nos solaza en la belleza, nos inspira los más sublimes pensamientos, invita a la meditación y muchas veces nos hace reír o llorar, pues puede ser tanto trágico como melodramático o humorístico. Por intermedio del libro (el libro donde se revela la fe) nos habla Dios, y gracias al libro conversamos también con Dios.

Las soberbias palabras de Jorge Luis Borges lo dicen todo: "que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído". El libro puede convertirse en un artículo peligroso y contestatario pues desafía el dogma, por lo que las dictaduras los queman en grandes piras y persiguen y encarcelan a sus autores y lectores. Afortunadamente el libro más perseguido también es el libro más leído. Igualmente, y es una desgracia, el libro consagrado como dogma es un instrumento terrible que envilece al hombre. Ante nosotros están los fundamentalistas para cotidianamente recordarlo.

Las bibliotecas son verdaderos templos donde se atesora el saber y se cultiva la inteligencia. En ellas surgió el espíritu civilizatorio y se escribieron (y se siguen escribiendo) tesoros de sabiduría y ciencia. Un pueblo culto se enorgullece de sus bibliotecas; las conserva y las enaltece permanentemente con la avidez de sus lectores y el nutriente de sus adquisiciones. Gracias a ellas florece la cultura, donde ellas escasean se empobrece el saber y se explota mejor al hombre. Igualmente, las librerías son símbolos de cultura y conocimiento. Las buenas librerías (y mejor si son atendidas por diligentes libreros) dicen mucho del espíritu cívico de la ciudad y la altura intelectual de sus habitantes.

El hombre leído se reconoce fácilmente. Su espacio vital es más amplio por imaginativo que el del ignorante, su mundo es más anchuroso, más multifacético y sutil, además de gozar de una gran ventaja sobre el hombre mediocre: la riqueza de su vocabulario, la dialéctica de su pensamiento, la mayor complejidad de su discurso. Como diría Wittgenstein: "los límites de mi leguaje son los límites de mi mente".

Leer estimula la imaginación y nos ayuda a interrogar el infinito. Leer es un progreso del hombre hacia sí mismo. Fomentar la lectura es educar, es formar al ser humano en la duda creativa, la tolerancia, y no poca cosa, en  la comprensión del otro, la conciencia de la otredad que nos refleja la palabra escrita.

ricardojcombellas@gmail.com

Gacetas oficiales

Gacetas oficiales
toca el icono

¿Cómo colaborar con los refugiados del mundo?

¿Cómo colaborar con los refugiados del mundo?
toca es te icono y ayuda a un refugiado

Libros Budista Gratuitos para bajar

Museo Geológico Virtual de Venezuela

Museo Geológico Virtual de Venezuela
Auspiciado por PDVSA-INTEVEP

He aquì tu portal para crear audiolibros y escucharlos bajarlos y llevarlos

He aquì tu portal para crear audiolibros y escucharlos bajarlos y llevarlos
haz clik aqui

LIBROS MALDITOS

LIBROS MALDITOS
Interesante portal que te enriquecerà, toca el icono