lunes, 26 de septiembre de 2011

La abundancia de libros

No quería dejar que terminara el mes de septiembre sin comentar una pérdida que se dio este mes en el mundo de la tecnología, y de la que casi nadie, ni siquiera de los que trabajamos en este tipo de temas, se dio cuenta. Se trata de la muerte de Michael Hart, el inventor de los libros electrónicos y creador del proyecto Gutenberg. Su deceso fue este martes 6 de septiembre, a la edad de 64 años.
Desde luego todos sabemos lo que son los libros electrónicos, o "ebooks", y hasta algunos estamos enterados de lo que es el proyecto Gutenberg (www.gutenberg.org), porque ahí conseguimos uno que otro ebook, sobre todo por ser todos sus libros gratis. Ah, y además porque los libros del proyecto Gutenberg pueden bajarse en varios formatos, como ePub, Plucker, HTML, Kindle o texto simple, lo que permite leer libros en cualquier medio electrónico como la computadora, el iPod, las tabletas Android, etc., y si lo anterior fuera poco, hay libros en muchos idiomas, entre ellos 14 con al menos 50 libros en existencia, para un total de 36,000 libros.
Ahora, dentro de las desventajas de Gutenberg está que solo contiene libros de dominio público para Estados Unidos (pueden tener derechos de autor en otros países), y esto quiere decir en la práctica que la gran mayoría son libros bastante antiguos; baste mencionar que el más popular en español es El Quijote de Miguel de Cervantes Saavedra. Por cierto, es una vergüenza que en español haya solo unos 300 libros, mientras que en inglés hay como 30,000, como si hubiera mucho más literatura en aquella lengua que en la nuestra.
Los libros electrónicos tendrán casi el mismo efecto revolucionario que tuvo la imprenta de Gutenberg en su época, que es la posibilidad de reproducir un mismo contenido a bajo costo. En efecto, antes de Gutenberg los libros eran copiados a mano, y dado que en la Edad Media unas cuantas personas sabían leer y escribir, ya no digamos tener excelente letra, resulta que la operación de copiado era carísima y limitadísima. Pero todo esto cambió con las prensas que introdujo Gutenberg por el año 1440, que acomodaban letras de plomo o madera en unas planchas que eran untadas en tinta y apretadas al papel por medio de un mecanismo de torniquete. Una prensa de Gutenberg podía imprimir unas 3,600 hojas al día.
Imagínense lo que es el salto que hizo dar Gutenberg a la tecnología, de copiar a mano un libro por mes a imprimir un centenar de libros cada día, unos 3,000 por mes. Es un incremento de 3,000 veces. Y no es solo la velocidad, sino el costo, que también bajó en el orden de los miles.
Pues a partir de 1971, con la invención por Michael Hart del ebook, se dio otro salto de proporciones similares al de Gutenberg. En efecto, más allá de los costos iniciales de elaboración de un libro (pago a los autores, formato, ilustración, etc.) está el costo de la impresión en sí, y en el caso de los libros en papel no se puede bajar más allá del costo del papel y la tinta, mas el costo de la distribución física en medios de transporte. En cambio, con los libros electrónicos el costo de reproducir es igual al costo de la transmisión de información (casi cero) más el costo de su almacenamiento, que también se aproxima gradualmente a casi nada.
Me llama la atención que el mismo Michael Hart se daba cuenta del poder "abaratador" del libro electrónico. Decía Hart que cada 10 años el almacenamiento barato se ha multiplicado por un factor de 1000: hoy en día podemos comprar en tiendas de electrónica u oficina discos de un terabyte, mientras que hace diez años eran comunes los de un gigabyte, y hace otros diez, los de megabytes. Entonces Hart predijo que para dentro de otros diez años un ciudadano promedio va a poder conseguir un disco de un petabyte, que son 1000 gigantes, Si ese petabyte va a costar como 1000 pesos, un libro costaría una fracción de centavo tan pequeña que es cero para fines prácticos.
Esta facilidad para reproducir información la llamaba Hart "replicación", y decía que es la clave para la abundancia. Decía Hart que ya en nuestra época los libros electrónicos gratuitos son tan abundantes como el aire, del que "puede uno tener todo el que uno quiera", usando sus propias palabras.
Hart era un excéntrico, pero se justificaba con una frase atribuida a G. B. Shaw: "La gente razonable se adapta a las realidades del mundo, mientras que la gente irrazonable trata de hacer que el mundo se adapte a ellos. Por lo tanto, todo progreso es hecho por los irrazonables".
Pienso que los libros electrónicos son, finalmente, una de las vertientes de la convergencia digital. Todas las variantes de la información, sean letras, sonidos, imágenes, se van transmutando en cadenas de unos y ceros. Por ello, la aparición de los ebooks se tenía que dar, más pronto o más tarde. Pero eso no evita que reconozcamos el gran legado de Michael Hart, el tecnólogo, el humanista, el visionario.

Gacetas oficiales

Gacetas oficiales
toca el icono

¿Cómo colaborar con los refugiados del mundo?

¿Cómo colaborar con los refugiados del mundo?
toca es te icono y ayuda a un refugiado

Libros Budista Gratuitos para bajar

Museo Geológico Virtual de Venezuela

Museo Geológico Virtual de Venezuela
Auspiciado por PDVSA-INTEVEP

He aquì tu portal para crear audiolibros y escucharlos bajarlos y llevarlos

He aquì tu portal para crear audiolibros y escucharlos bajarlos y llevarlos
haz clik aqui

LIBROS MALDITOS

LIBROS MALDITOS
Interesante portal que te enriquecerà, toca el icono